sábado, diciembre 02, 2006

poetas cuerdos


En un post de Veneris, un poema precioso para su alma gemela, yo acabé diciendo que iba a buscar un poeta cuerdo y Meli respondió que a ella le gustan los locos, así que hoy voy a hablar de eso, de por qué me gustan los cuerdos.
Me gustan los cuerdos y sensatos porque sé a qué atenerme, no me saltan con un arranque que te descoloca y donde dije digo, digo diego. No me gustan los Peter Pan, me gustan los hombres maduros, no en edad, si no mental, ....cuerdos, sensatos. La excusa de soy un niño grande como que me pone de los nerviosa y acabo con un: Crece coño!!!, que ya tienes 40 y va tocando!!!!
Pero porque me gusten los cuerdos y sensatos, no significa que no me guste la espontaneidad, el sentido del humor, el tener el sentido del ridículo atrofiado y el saber reirse de uno mismo, a esos los adoro. Me gusta la gente transparente, sin complejos ni puñetas varias, que dicen lo que piensan, que son directos y que me hacen reir, pero cuerdos.
Me gustan los que no planifican pero no se dejan llevar por el azar: me gusta el caos dentro del orden. Me gustan los que me sorprenden con algo agradable: un paseo por la orilla del mar, un café en un sitios pintorescos, diferentes, una noche de teatro, una cena improvisada.....
Me gustan los que tienen sensibilidad humana y artística, que sepan apreciar y valorar lo que les rodea....
Ufff, me estoy poniendo seria y melancólica..... así que sigo en mi búsqueda de mi poeta cuerdo, porque habelos, hailos, jajaja

6 Comments:

Blogger Kikiusss said...

Yo me considero cuerdo dentro de mi locura y loco en mi cordura.
Quizás no estés muy de acuerdo, entonces, en considerar la vida como un gran juego.

Bicosssssss

1:26 p. m.  
Blogger pepe perez said...

hola wapa, eres un solete :) besos

4:52 p. m.  
Blogger Frank Nicotine said...

Te soy franco: de esos no hay.

El especimen que buscas es una especie de metrosexual amante de Walt Whitman, y en estos tiempos que corren, las rarezas de genero son cada vez más escasas.

Tengo una duda: por qué cojones las mujeres siempre, al describir al tipo ideal, terminan agregando, "...y que me haga reir"; ¿a cuenta de qué tenemos que jugar a sus arlequines?, por qué es un requisito tan indispensable...Es decir, si consigo que se descojonen de risa, ¿voy follar más, o a conseguir algún papel en el show de Don Fransisco?

¡Saludos!

9:46 p. m.  
Blogger gatta said...

nikotine, vale mas caer en gracia, que ser gracioso. Alguien que te hace reir te desarma, te quita el caparazón y te hace más cercano. Alguien que te alegra la vida merece una oportunidad, aunque solo sea por el esfuerzo de haberlo intentado

1:05 a. m.  
Blogger gatta said...

Claro que considero que la vida es el gran juego donde se gana o se pierde, pero me gusta saber a qué reglas atenerme. Me gusta jugar, lo disfruto, pero sin engañar y con las cosas muy claras desde el principio. El juego limpio es fantástico y muy saludable.
El juego es placentero mientras sea juego limpio.

7:42 p. m.  
Blogger Kikiusss said...

Gatiña, claro que el juego siempre es limpio. No me gustan los tramposos ni los aguafiestas. A los primeros quizás les diera una segunda oportunidad, pero a los últimos, nanai. Si todos jugaramos de forma constructiva, alegre y sincera, al final ganaríamos siempre: en el amor, en el sexo, en el trivial,... en la vida.
Me lié un poco y te contesté también en mi blog. Bikiños.

3:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home