viernes, diciembre 29, 2006

navidades


Ya sé que estoy de un vago subido que no hay quien me aguante, pero es que no me apetece escribir de nada en absoluto, me habeis sugerido temas a montones pero cuando vuelva de estas minivacaciones, prometo hacer una comprobación que surgió a través de una conversación con Pepe Pérez, dice que a la gente le gustas mas leer un relato porno que erótico, vamos, que guarradas al poder. Como yo por ahí no paso, he llegado a la conclusión de poner el mismo relato en dos versiones a ver cuál os gusta mas.
Pero eso será el año que viene.

FELIZ 2007

viernes, diciembre 15, 2006

El rosario de la Aurora


Salimos del rinconcito y subimos a la habitación, buscando intimidad y preservativos. Cuando llegamos arriba se encuentra con que su hermano se había pulido las reservas y mi habitación estaba ocupada (mejor no molestar), los gemidos se oían bastante bien desde el otro lado de la puerta. Solución: cogemos el coche y nos vamos al pueblo a buscar una farmacia de guardia donde nos provean de condones. Como no conocíamos bien la zona tardamos en encontrar una, a todo esto llovía a mares y el temporal seguía atizando duro. Regresamos a su habitación empapados, y tiritando de frío, así que llenamos la bañera de agua caliente, ponemos la calefacción al máximo y nos desnudamos rápido, sin morbo ni pasión, colocamos la ropa en los radiadores, nos reímos de nuestras pintas, la verdad es que parecía que habíamos salido de una peli de miedo: despeinados, mojados, morados de frío, las ropas hechas polvo del agua y del barro.... Nos metimos en la bañera, el contacto con el agua caliente era lo mejor que nos podía pasar, fuimos entrando en calor poco a poco, nos relajamos tanto que las caricias empezaron a desaparecer poco a poco, idem que los besos, porque así de calentitos, nos quedamos dormidos en la bañera, cuando despertamos, el agua estaba fría y nosotros igual, nos duchamos en agua caliente, nos secamos como pudimos y nos metimos en la cama helados, el protestando porque yo tenía los pies helados y yo quería que el me los calentara, jajaja, que ilusa! así que entre que yo no te los caliento, venga hombre, que con los pies fríos estoy fatal, pues yo me niego, hombre no seas así,..... me quedé dormida, frita.
Cuando me desperté a la mañana siguiente, el seguía dormido, así que no lo desperté y me fuí lo más sigilosa que pude a mi habitación a seguir durmiendo, el temporal seguía dando caña.
No coincidimos en el desayuno, y cuando dejamos la habitación, vi su coche en el parking, pero no le dejé ninguna nota, total para qué, alguien que se niega a calentarme los pies, no merece ni un triste adiós, jajaja.
En fin, que acabó como el rosario de la aurora, yo que me las prometía muy felices, y acabé con un chaparrón de narices.

jueves, diciembre 14, 2006

Para Veneris


No consigo dejar el comentario en tu blog, no sé por qué, si es que estoy bloqueada o esto que va a pedales, así que cuelgo en el mío lo que iba para tí.
Pues a mi me toca el purgatorio, si puedes averigua cuánta y qué clase de penintencia me tocará sufrir y si es posible de enmendar mis errores y alcanzar la gloria qué debo de hacer para poder tener opciones
Bicos

domingo, diciembre 10, 2006

Turismo Rural

Fin de semana en una casa de turismo rural. Los planes se van al traste porque llueve y hay temporal, así que nada de rutas. Coincidimos en la casa varios grupos y alguna que otra pareja que buscaba intimidad, jajaja, pobrecillos; estamos todos en los salones de la casa porque no hay alternativa posible. Jugamos a las cartas y se va añadiendo gente a los grupos, al final, todos jugamos al trivial pero con condiciones: grupos de 3 y que no se conozcan entre ellos. Divertido porque hay gente que se cabrea porque no le gusta perder. Las parejas empiezan a desaparecer y quedamos los de siempre: solteros sin compromiso. Empiezan las tácticas de aproximación, es divertido ver cómo los hombres intentan ser originales para llamar la atención, es como si estuviera viendo un documental de Félix Rodríguez de la Fuente sobre los machos cabrios que se disputan las hembras, jajaja. Claro que en este caso todos van a por la misma hembra: una morenaza granadina sin muchas luces pero un cuerpo impresionante y una sonrisa de anuncio. La hembra elige a su macho cabrío: un hombre muy echado pa'lante que está muy bueno y con mucha labia. La granadina tiene mas luces de lo que pensaba, jajaja, ha elegido al que todas queríamos, jajaja.
Quedamos los restos y siguen haciéndose parejas, yo me voy a un rincón con mi infusión y ojeo alguna que otra revista, la conversación empieza a no gustarme, asi que decido retirarme del ruedo. Me quedo en un sofá de orejeras, tranquilamente, donde no veo a nadie y supongo que nadie se fija en mi y lo único que me atrae es el sonido de la tormenta: agua contra cristales, viento contra ramas y de vez en cuando se oye al mar enfurecido: si escampa mañana todavía se puede hacer alguna ruta por el monte y si sigue así, pues un paseo por la playa ( me he traído el traje de aguas, las polainas... todo lo que necesito para no mojarme).
La infusión ya está fría, asi que la dejo y me voy hacia la puerta, cuando me doy cuenta de que no estoy sola en mi rincón, uno que apenas había hablado, solo cuando le tocaba turno, está absorto en su mundo interior, con los ojos cerrados... así que yo aprovecho y le doy un repaso: tiene el encanto de los tímidos, melenita bohemia muy cuidada, perfectamente afeitado, botas de montaña y ropa de trekking ,¡otro que se le fastidiaron los planes! , su voz era varonil pero suave y sus manos son grandes.... y de repente me dice: ¿saco nota o suspendo?. Me pongo roja como un tomate y pido disculpas, se ríe y dice que el ha hecho lo mismo conmigo hace un rato, que estamos a partes iguales. Empieza la conversación, amena, fluída sobre las rutas que habíamos pensado hacer y que evidentemente no haremos, el temporal durará hasta el domingo por la tarde. La conversación sigue siendo entretenida y amena, me he sentado a su lado y cuando nos damos cuenta, estamos tan pegados que podemos olernos el aliento. Nos miramos fijamente y me besa, suave y dulcemente, me humedece los labios con su lengua y la introduce en mi boca. Mi cuerpo reacciona: los pezones se ponen duros y mis manos buscan su cuello y su pecho. Tiene una lengua cálida y ávida, me dejo llevar. Sus manos están debajo de mi jersey y mis pezones disfrutan de su contacto, esas manos de montañero, duras, con callos, hacen que me ponga en pie y lo mire con ojos de lujuria, me siento sobre el a horcajadas y noto su pene duro... ummm ya estamos los dos en igualdad de condiciones.... pero los preservativos están en la habitación, no queda más remedio que movilizarse hacia lugares más confortables, en la mía hay una bañera enorme..... entre risas y sueños eróticos nos movemos hacia el paraiso para deleitarnos en nuestros sabores.

sábado, diciembre 02, 2006

poetas cuerdos


En un post de Veneris, un poema precioso para su alma gemela, yo acabé diciendo que iba a buscar un poeta cuerdo y Meli respondió que a ella le gustan los locos, así que hoy voy a hablar de eso, de por qué me gustan los cuerdos.
Me gustan los cuerdos y sensatos porque sé a qué atenerme, no me saltan con un arranque que te descoloca y donde dije digo, digo diego. No me gustan los Peter Pan, me gustan los hombres maduros, no en edad, si no mental, ....cuerdos, sensatos. La excusa de soy un niño grande como que me pone de los nerviosa y acabo con un: Crece coño!!!, que ya tienes 40 y va tocando!!!!
Pero porque me gusten los cuerdos y sensatos, no significa que no me guste la espontaneidad, el sentido del humor, el tener el sentido del ridículo atrofiado y el saber reirse de uno mismo, a esos los adoro. Me gusta la gente transparente, sin complejos ni puñetas varias, que dicen lo que piensan, que son directos y que me hacen reir, pero cuerdos.
Me gustan los que no planifican pero no se dejan llevar por el azar: me gusta el caos dentro del orden. Me gustan los que me sorprenden con algo agradable: un paseo por la orilla del mar, un café en un sitios pintorescos, diferentes, una noche de teatro, una cena improvisada.....
Me gustan los que tienen sensibilidad humana y artística, que sepan apreciar y valorar lo que les rodea....
Ufff, me estoy poniendo seria y melancólica..... así que sigo en mi búsqueda de mi poeta cuerdo, porque habelos, hailos, jajaja